Las aceras y la parte alta del parque preocupan en las Vaguadas

El barrio de Las Vaguadas siempre se ha visto desde fuera como un lugar de alto standing. La visión es a veces la de un sitio paradisíaco, donde las casas son grandes y los problemas no existen. Pero Las Vaguadas tiene su problemática. En el único parque que hay, una de las fuentes lleva años destrozada. El estado es verdaderamente lamentable. El presidente de la asociación de vecinos, Guillermo Villasán, explica la situación. «Hemos hablado con el Ayuntamiento, y es excesivamente caro arreglarla. Además, hasta que no haya iluminación en esa zona no es conveniente gastar el dinero, porque volverán a romperla. El vandalismo nocturno en esta zona es un problema grave porque hay poca vigilancia, como en casi todos los barrios periféricos».

 

Pero no es el único problema del parque, porque la falta de iluminación ha traído consigo la delincuencia. El tráfico de drogas, aunque esporádico, es un perjuicio real. El presidente se queja de que, con la escasa vigilancia policial en la zona, es un problema que no parece tener un final próximo. No es la única zona afectada por la falta de atención. Es muy común en varias calles que la acera se levante por las raíces de los árboles. «Es una situación excepcional. En otras partes de Badajoz los árboles son los mismos y no tienen este problema. La causa es el terreno, aquí es arcilloso y el agua se queda cerca de la superficie, así que las raíces no se hunden en la tierra y levantan las losas», comenta Guillermo Villasán.

Existen algunas zonas, como la calle Pantano del Cíjara, cuyo firme fue arreglado hace poco y no tiene ese problema, pero solo hay que cruzar la avenida principal hasta la calle Pantano de la Serena para encontrar estos levantamientos. Otro problema está en la calzada. Los pasos de peatones se han borrado casi por completo en algunos puntos, lo que hace peligroso cruzar la carretera. Para solucionarlo, Villasán pide más resaltos. «Es un peligro, en algunas calles se circula a mucha velocidad. Y como no se ven los pasos de peatones ni hay resaltos, el riesgo es grande». Como en gran parte de la ciudad, siempre hay quejas por la limpieza.

Los terrenos que rodean los viejos depósitos de agua se han convertido en una escombrera, al igual que algunos solares en los que se tira todo tipo de basura. «No sé por qué atienden más a una zona que otra -comenta el representante de la asociación-, porque además están descuidando la parte alta, y el barrio se está expandiendo justo hacia allá». Reivindicaciones El presidente de la asociación vecinal lo tiene claro. «Lo que nos urge es un centro de salud, porque aquí hay más de 8.000 habitantes. Tenemos ya algunas parcelas cerca de Sancha Brava que están disponibles para esto».

También hay otra antigua reivindicación. «Somos el único barrio de Badajoz que no tiene un complejo polideportivo. Hasta ahora nos arreglamos pidiendo favores a los clubes privados, pero así llevamos más de 20 años». Un sitio posible para organizar las actividades a partir del año que viene es el nuevo colegio. La dirección del centro ya ha dado el visto bueno, y solo quedaría la confirmación por parte de la Consejería de Educación.

Inicia sesión para enviar comentarios

Log In

¿Recordar contraseña? / ¿Recordar usuario?